MANIFIESTO

LAS MUJERES NO SE PUEDEN ALQUILAR O COMPRAR DE MANERA TOTAL O PARCIAL

Las personas que suscriben este manifiesto muestran su preocupación ante los variados pronunciamientos a favor de la regulación de la maternidad subrogada, o la práctica de alquilar vientres de mujeres en favor de terceros. Para que los partidos políticos y los gobiernos, nacional y autonómicos, estén alerta y no se dejen engañar por campañas mediáticas, a todas luces parciales, deben tener presente que el deseo de paternidad/maternidad, nunca puede sustituir o violar los derechos que asisten a las mujeres y los y las menores.  El deseo de ser padres-madres y el ejercicio de la libertad no implica ningún derecho a tener hijos. Por ello mostramos nuestro absoluto rechazo a la utilización de los vientres de las mujeres con fines de gestación para otros/as que se fundamenta en las siguientes razones:

  • Porque abogamos por el derecho a decidir de las mujeres en materia de derechos sexuales y reproductivos. La maternidad por sustitución niega a las mujeres gestantes el derecho a decidir durante el proceso de embarazo y en la posterior toma de decisiones relativas a la crianza, cuidado y educación del menor o la menor.
  • Porque elegir es preferir entre una serie de opciones vitales.  La elección va acompañada, a su vez, de la capacidad de alterar, modificar o variar el objeto de nuestras preferencias. La maternidad subrogada no solo impide a las mujeres la capacidad de elección, sino que además contempla medidas punitivas si se alteran las condiciones del contrato.
  • Porque la llamada “maternidad subrogada” se inscribe en el tipo de prácticas que implican el control sexual de las mujeres: Así en las sociedades tradicionales, los matrimonios concertados o la compra por dote, son las tí­picas formas en que se ejerce el control sexual de las mujeres, en las sociedades modernas, la prohibición del aborto, la regulación de la prostitución y la maternidad subrogada son sus más contundentes expresiones.
  • Porque alquilar el vientre de una mujer no se puede catalogar  como “técnica de reproducción humana asistida”. Las mujeres no son máquinas reproductoras que fabrican hijos en interés de los criadores. Es, por el contrario, un evidente ejemplo de “violencia obstétrica”extrema.
  • Porque el “altruismo y generosidad” de unas pocas, no evita  la mercantilización, el tráfico y las granjas de mujeres comprándose embarazos a la carta. La recurrencia argumentativa al altruismo y generosidad de las mujeres gestantes, para validar la regularización de los vientres de alquiler, refuerza la arraigada definición de las mujeres, propia de las creencias religiosas, como “seres para otros” cuyo horizonte vital es el “servicio”, dándose a los otros. Lo cierto es que la supuesta “generosidad”, “altruismo”y”consentimiento” de unas pocas solo sirve de parapeto argumentativo para esconder el tráfico de úteros y la compra de bebés estandarizados según precio.
  • Porque cuando la maternidad subrogada”altruista” se legaliza se incrementa también la comercial. Ningún tipo de regulación puede garantizar que no habrá dinero o sobornos implicados en el proceso. Ninguna legalización puede controlar la presión ejercida sobre la mujer gestante y la distinta relación de poder entre compradores y mujeres alquiladas.
  • Porque no aceptamos la lógica neoliberal que quiere introducir en el mercado a “los vientres de alquiler”, ya que se sirve de la desigualdad estructural de las mujeres para convertir esta práctica en nicho de negocio que expone a las mujeres al tráfico reproductivo.
  • Porque las mujeres no se pueden alquilar o comprar de manera total o parcial.  La llamada “maternidad subrogada” tampoco se puede inscribir, como algunos pretenden, en el marco de una “economía y consumo colaborativo”: la pretendida “relación colaborativa” esconde el “consumo patriarcal” por el cual  las mujeres se pueden alquilar o comprar de manera total o parcial.
  • Porque nos mostramos radicalmente en contra de la utilización de eufemismos, para dulcificar o idealizar un negocio de compra-venta de bebés mediante alquiler temporal del vientre de una mujer, viva en la dorada California o hacinada en un barrio de la India. Así­ es que nos afirmamos en llamar a las cosas por su nombre, no se puede ni se debe describir como “gestación subrogada” un hecho social que cosifica el cuerpo de las mujeres y mercantiliza el deseo de ser padres-madres.
  • Porque la perspectiva de los Derechos Humanos, supone rechazar la idea de que las mujeres sean usadas como “contenedoras”  y sus capacidades reproductivas sean compradas. El derecho a la integridad del cuerpo no puede quedar sujeto a ningún tipo de contrato.

­ Así pues, nos declaramos en contra de cualquier tipo de regulación en torno a la utilización de mujeres como “vientres de alquiler”.

Súmate

Nombre (requerido)

Apellidos (requerido)

Organización

e-mail (requerido)

Noticias

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública también Contra el alquiler de vientres

embarazo-vientre-alquiler-redimensionar

A través de comunicado, la FADSP  ha manifestado que el debate del alquiler de vientres “no debe abordarse exclusivamente desde los deseos individuales de paternidad/maternidad”  y que “deben contemplarse sus aspectos bioéticos y su incidencia sobre la desigualdad económica y de género” Para la Federación, “ambos factores determinantes de las desigualdades sociales en salud”  y se […]

Leer más

Comunicado de la Plataforma “No Somos Vasijas” a los medios de comunicación

La plataforma “no somos vasijas” nace en junio de 2015 para frenar los intentos de que en este país se pueda regular la mal denominada ”gestación subrogada” o contrato por el que se acuerda la gestación a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante. En su corta trayectoria […]

Leer más

India. Viaje a la fábrica de bebés. El útero de alquiler del mundo

Reportaje de IGOR G. BARBERO enviado especial de “El Mundo” a la India. Medio millar de centros tienen contratadas a mujeres para engendrar bebés de encargo Visitamos una clínica con 60 úteros en proceso. La dueña abrirá otra con 150 mujeres La joven Manjuca, de 31 años, espera sentada en el salón. En la pared hay […]

Leer más

Opinión

Amparo Rubiales: “El mito de la libre elección”

Amparo Rubiales Redimensionar

Amparo Rubiales. Doctora en Derecho, socialista, feminista. Ana de Miguel, profesora de Filosofía Moral y Política, estudiosa del feminismo, ha publicado muchos libros. El último, muy serio, de divulgación feminista, se llama Neoliberalismo sexual. El mito de la libre elección. Parte de que igual que la ideología neoliberal tiene como objetivo convertir la vida en […]

Leer más

Ana de Miguel y Laura Nuño: “Vientres de alquiler: pensar antes de actuar”

alquiler_vientres redimensionar

ANA DE MIGUEL Y LAURA NUÑO – Profesoras de universidad. Integrantes de la Plataforma ‘No somos vasijas’. El neoliberalismo como forma de pensar puede resumirse en dos máximas. Una, tus deseos no deben tener límites, siempre que no los tenga el dinero que lleves en la cartera. Dos, todo es susceptible de entrar en la […]

Leer más

Alicia Miyares: EL FEMINISMO DICE “NO”

alicia-miyares

Alicia Miyares. Doctora en Filosofía. Profesora de Filosofía de Enseñanza Secundaria y profesora colaboradora de la Universidad de Oviedo. “—Porque, desde luego —dijo Mr. Foster—, en la gran mayoría de los casos la fecundidad no es más que un estorbo. Un solo ovario fértil de cada mil doscientos bastaría para nuestros propósitos. Pero queremos poder […]

Leer más

Vídeos

…en la fabrica de madres sustitutas de la India.

india4-vientres-alquiler

Narraciones íntimas trazan las aspiraciones y los temores del contratador  y las mujeres que alquilan sus vientres como madres sustitutas. Hacer bebés a cambio de dinero es un gran negocio en la India. La clínica Ananksha es la “productora” más grande de bebes para clientes, a menudo extranjeros, que no pueden concebir por sí mismos. Para las mujeres que quedan embarazadas […]

Leer más
  • Para algunos, si se firma un documento de consentimiento antes del embarazo, se trata de subrogación y si se firma despues del embarazo es tráfico de personas. Cuál es la diferencia, pues se trata de las mismas acciones.

    Jessica Kern, una mujer nacida fruto de un contrato comercial de alquiler de vientres

  • la perspectiva feminista sobre la subrogación supone rechazar la idea de que las mujeres sean usadas como contenedoras y sus capacidades reproductivas sean compradas. El derecho a la integridad del cuerpo no puede quedar sujeto a ningún tipo de contrato.

    Kathleen Sloan

  • En India, las subrogantes son separadas de sus esposos e hijos por el tiempo del embarazo. Ellas deben permanecer en las clínicas donde están alojadas, al estilo de una línea de montaje, en una cama al lado de otra, y deben obedecer las órdenes de los supervisores de las clínicas mientras sus propios hijos son privados de sus madres.

     

    Kathleen Sloan

  • el útero de la mujer no es producto comercial

     

    campaña #nosomosvasijas

  • nos mostramos radicalmente en contra de la utilización de eufemismos para dulcificar o idealizar un negocio de compra-venta de bebés mediante alquiler temporal del vientre de una mujer

    campaña #nosomosvasijas

  • cuando la maternidad subrogada altruista se legaliza se incrementa también la comercial

    campaña #nosomosvasijas

  • Angela Davis, que luchó en el 60, para que la población negra en Estados Unidos no fuese tratada como “inferiores”, toma la palabra hoy para luchar contra la provisión de mujeres y bebés para satisfacer los deseos de Occidente.

    Marie-Anne-frisón Roche

  • el consentimiento de la víctima de una afrenta a su dignidad no es suficiente para no considerala legal.

    Marie-Anne-frisón Roche

  • Es imposible regular un objeto o comportamiento que no es lícito en sí mismo: no se regula el asesinato, ni se regula la violación

    Marie-Anne-frisón Roche

  • El ecólogismo, la izquierda, el feminismo y los anti-liberales debe unirse contra la mercantilización del cuerpo de las mujeres

    Marie Jauffret

  • Lo que está en juego es la igualdad y la protección de los derechos y la vida las mujeres

    #nosomosvasijas

  • Convertirse en una madre de alquiler es una forma en que las mujeres en situación de vulnerabilidad social vendan lo que los Derechos Humanos fundamentales deben protegerlas de vender- su propio cuerpo.

    Feministiskt nej hasta surrogatmödraskap

  • cuando la subrogación altruista se ha legalizado, la comercialización ha surgido

    Feministiskt nej hasta surrogatmödraskap

  • “que debe rechazarse, en general, toda forma de maternidad por cuenta de terceros; que debe sancionarse el suministro comercial de madres portadoras; que deben prohibirse las empresas que ejercen esta actividad, así como el comercio de embriones y gametos

    Parlamento Europeo: Resolución sobre la fecundación artificial in vivo e in vitro. ISBN 92-823-0202-4

  • la subrogación es una explotación del cuerpo de la mujer y sus órganos reproductivos

    Resolución del Parlamento Europeo de 5 de abril de 2011,

Documentos

 

La subrogacion uterina: análisis de la situación

En el ámbito de la reflexión bioética este ha sido un tema especialmente controvertido; la mayoría de las regulaciones jurídicas se han decantado por su prohibición. La existencia, sin embargo, de algunos países cuyas legislaciones sí permiten la subrogación uterina ha propiciado que, en una sociedad global como la de nuestros días, muchas personas se desplacen a ellos para llevar a cabo una práctica que prohíbe la legislación de su Estado >>>>>>>

LA MATERNIDAD SUBROGADA EN LA SOCIEDAD ACTUAL

con la maternidad subrogada la esencia de lo humano está en juego, habiendo exigido abordar desde el ámbito ético y jurídico el terna de la disponibilidad y comerciabilidad del—cuerpo.7E5dsten dos visiones sobre el particular, la europea y latinoamedúria, que reconoce a la dignidad del cuerpo como parte de la persona e impide que los hijos puedan venderse o llegar a cederse sus derechos y obligaciones a terceros. Y la perspectiva anglosajona que prioriza la autodeterminación del sujeto y la libertad de disposición del cuerpo >>>>>>